EL PUENTE - Señal de música y noticias

sábado, febrero 24, 2024
Varias

San Miguel: una adolescente murió atropellada por un abogado cuando iba al colegio y su familia busca testigos

Una joven de 17 años murió el viernes pasado tras haber sido atropellada en la localidad de San Miguel mientras caminaba desde su casa hasta el colegio. Ahora, su familia busca testigos del accidente para probar que el conductor del auto cruzó mal.

El impacto ocurrió el viernes 2 de julio entre las 13:30 y 13:50, cuando Abril Ayelén Salinas salió de su casa en dirección a la Escuela Juana Manso de San Miguel, donde cursaba sexto año. En la esquina de la avenida Presidente Perón y Las Delicias, que cruzaba para tomar un colectivo, un Renault Kwid color blanco por la embistió a alta velocidad y la tiró algunos metros hacia adelante.

“Tengo otro hijo de 11 años, lo tenía que llevar a él y ella, que ya tenía 17 y tenía otros horarios, iba sola hasta el colegio. Le dije ‘chau, Abril, después nos vemos’. Pero cuando volví a mi casa me llamaron y me dijeron ‘su hija tuvo un accidente’, relata Emilce, madre de la joven,

Un testigo del accidente que ya se comunicó con la familia y se puso a su disposición, dio aviso al 911 y el conductor del Kwid fue aprehendido:se trata de un abogado identificado como Sergio Andrés Diaz, con domicilio en la localidad de Cuartel V, en el partido de Moreno, que continúa detenido e imputado por homicidio culposo en una causa a cargo de la fiscal Ana De Leo, titular de la UFI N° 4 de San Martín.

Hasta este miércoles a la mañana, la familia de la víctima no había podido conocer su nombre. “Me estoy enterando de todo por los medios”, dice su mamá.

En las últimas horas, Díaz solicitó ser excarcelado. Altas fuentes judiciales indicaron a Infobae que “sería razonable” que se la concedan, teniendo en cuenta que tras el hecho no escapó y se quedó a asistir a la víctima.

Abril, que tras el accidente quedó tendida en el asfalto inconsciente, fue trasladada de urgencia por una ambulancia del SAME al Hospital Larcade, donde finalmente falleció cerca de las 14.30 a causa de un paro cardíaco.

“Después me mandaron a la comisaría, me tuvieron toda la tarde ahí y un policía nos quiso convencer a mi marido y a mí de que Abril había cruzado mal, a mitad de cuadra y que estaba con el teléfono”, dice Emilce, que finalmente el domingo por la noche pudo velar a su hija: “Después me dijeron que iba escuchando música, pero ella nunca iba con auriculares en la calle”.

“También me explicaron que le habían hecho todos los tests correspondientes al conductor pero yo no vi nada. Él dijo que iba a 40 kilómetros por hora y a mí varias personas testigos me hablaron de 70 kilómetros por hora. La vista estaba despejada, mi hija tenía ropa de colores, ¿cómo no la ve?”, agregó la mujer, que asegura que a una y tres cuadras de distancia de la esquina del accidente hay domos de seguridad del municipio que podrían demostrar si el hombre efectivamente manejaba a alta velocidad.

La secuencia del accidente, sin embargo, quedó registrada por al menos una cámara de seguridad de un local que lo aportó a la familia de Abril.