EL PUENTE - Señal de música y noticias

sábado, febrero 24, 2024
Varias

Dejó a su bebé encerrado en el auto y se fue a un centro de estética: la Policía debió romper la ventanilla para rescatarlo

Un bebé de 1 año y medio que estaba encerrado en un auto fue rescatado por la Policía ayer por la tarde, en La Plata. Su madre, que lo había dejado para ir a un local de estética, al ver lo ocurrido intentó agredir a un oficial y fue llevada a la comisaría.

Los vecinos fueron quienes llamaron al 911 cuando se dieron cuenta de que había un bebé encerrado en un auto Chevrolet Agile estacionado sobre la calle 43 entre 19 y 20, que gritaba y lloraba, informó hoy El Día de La Plata. Al llegar al lugar, los policías rompieron la ventanilla delantera izquierda y sacaron al niño.

Además, al lugar llegó una ambulancia del SAME que dio cuenta de que el niño “presentaba principios de deshidratación”.

A los minutos, según detalla el reporte policial, “se hizo presente la progenitora del menor, quien al ver la situación, trató de justificarse, se ofuscó y no entro en razones. Hasta intentó agredir a los efectivos”.

Por ello, la mujer, que fue identificada como Eugenia Camejo de 39 años y docente, fue reducida y trasladada a la sede de la comisaría Cuarta donde se iniciaron las actuaciones por “abandono de persona y resistencia a la autoridad”. En la causa interviene la UFI N° 8 del Departamento Judicial de La Plata, a cargo de Martín Almirón quien definirá su situación procesal, mientras el pequeño fue puesto en guarda de su padre.

La figura de abandono de personas está prevista en el artículo 106 del Código Penal: “El que pusiere en peligro la vida o la salud de otro, sea colocándolo en situación de desamparo, sea abandonado a su suerte a una persona incapaz de valerse y a la que deba mantener o cuidar o a la que el mismo autor haya incapacitado, será reprimido con prisión de dos a seis años”.

En tanto que la pena “será de reclusión o prisión de 3 a 10 años si a consecuencia del abandono resultara un grave daño en el cuerpo o en la salud de la víctima. Si ocurriere la muerte, la pena será de 5 a 15 años de reclusión o prisión”.