EL PUENTE - Señal de música y noticias

miércoles, julio 24, 2024
Internacionales

Tras el paso del huracán Ian, toda la isla de Cuba está sin servicio eléctrico

Cuba quedó en su totalidad sin servicio eléctrico tras el paso del huracán Ian por el oeste de la isla, así lo informaron este martes autoridades locales.

La Unión Eléctrica señaló en un comunicado que se trabaja para restablecer el servicio paulatinamente durante la noche del martes y la madrugada del miércoles.

“El SEN tiene una condición excepcional, 0 generación eléctrica (sin servicio el país), asociada a la situación climatológica compleja, que ha afectado su infraestructura. La falla está dada en los enlaces occidente, centro y oriente, es un proceso complejo”, informó el Ministerio de Energía y Minas.

La entidad agregó que “su solución requiere de mucha precisión. El servicio eléctrico se irá restableciendo de forma paulatina en la noche de hoy y madrugada de mañana”.

Según el medio oficial Juventud Rebelde, el fallo se dio a las 17:57 hora local. También agregó que la central termoeléctrica de Antonio Guiteras, una de las mayores generadoras del país, “salió del sistema y no puede sincronizar”.

“En estos momentos se trabaja de forma continua en la reconexión del sistema, los trabajos se extenderán durante la noche de hoy martes y la madrugada de mañana miércoles”, informó Lázaro Guerra, director técnico de la firma.

Durante la mañana de este martes, la Unión Eléctrica Nacional había previsto un déficit para esta jornada del 15 %, sin embargo, los fuertes vientos y las lluvias torrenciales causadas por Ian han provocado apagones en toda la geografía cubana, registrados inicialmente en la zona occidental, en donde tocó tierra esta madrugada el huracán categoría 3.

Innumerables personas fueron evacuadas y otras huyeron de la zona tras el arribo del tifón que causó inundaciones, dañó varias viviendas y derribó árboles. Las autoridades aún evalúan los daños, aunque hasta el momento no se reportaban víctimas.

Vientos con ráfagas de 218 kilómetros por hora en la localidad de San Juan y Martínez, 162 kilómetros por hora en La Palma y 160 kilómetros por hora en la ciudad de Pinar del Río se sumaron a las lluvias que hicieron pasar duros momentos a los habitantes de esa región tabacalera.

Los fuertes vientos dañaron una de las más importantes fincas de tabaco en la Robaina. “Fue apocalíptico, un verdadero desastre”, escribió en su cuenta de Facebook Hirochi Robaina, dueño del fundo que lleva su nombre y que su abuelo hizo trascender internacionalmente.

Robaina publicó una veintena de fotos con casas de cultivo en escombros, telas hechas girones, carretas volcadas y maderas esparcidas por todos lados.

“La pasé en mi casa con mi esposo y la perrita. Una casa de mampostería, fuerte, con techo de zinc acabadito de poner. Me la tiró completamente abajo”, señaló con dolor Mercedes Valdés, una vecina de la carretera que va desde Pinar del Río hacia San Juan y Martínez. “No pudimos rescatar las cosas, a las 4 de la madrugada salimos corriendo”, agregó.Un hombre camina en una calle con destrozos dejados por el paso del huracán Ian en Pinar del Río (Cuba). EFE/ Yander Zamora

Un hombre camina en una calle con destrozos dejados por el paso del huracán Ian en Pinar del Río (Cuba). EFE/ Yander Zamora

Mientras, las lluvias de las bandas exteriores del enorme ciclón también comenzaron a afectar a las provincias centrales del país y se reportaron cortes de caminos en las zonas montañosas de Villa Clara.

El Instituto de Meteorología informó que la ciudad de Pinar del Río estuvo una hora y media en el ojo del huracán.

“En el ciclón me fue terrible, pero estamos aquí vivos”, expresó visiblemente consternada Yusimí Palacios, residente de la ciudad de Pinar del Río y quien pidió a las autoridades por techo y un colchón.

Medios del régimen cubano indicaron que al menos 40.000 habitantes de la zona fueron evacuados, mientras fotos y videos de residentes mostraron afectaciones en el tendido eléctrico en esa provincia y en las vecinas Artemisa y Mayabeque así como árboles por el piso, algunos pueblos con las carreteras interrumpidas, casas inundadas y ventanas arrancadas de cuajo. Un hospital en Pinar del Río sufrió averías.

“El pueblo está bastante inundado”, dijo a AP el pequeño agricultor Andy Muñoz, de 37 años, quien reside en Playa Cajío en la provincia de Artemisa. Muchas personas perdieron sus pertenencias allí debido a las penetraciones del mar.(Foto/Cortesía Yaima Díaz)(Foto/Cortesía Yaima Díaz)

Los apagones -por roturas y fallos en las anticuadas centrales eléctricas, la falta de combustible y los mantenimientos programados- son largos y frecuentes desde hace meses en Cuba. No obstante, en ningún momento de la actual crisis energética se había visto un apagón general simultáneo en todo el país.

El pasado mes de julio, se registraron varias protestas tanto en el Parque Curita de La Habana como en la provincia de Pinar del Rio, luego de que los habitantes de la localidad de Los Palacios pasaran varias horas sin servicio eléctrico.

Los manifestantes tomaron las calles tocando cacerolas y gritando consignas en contra del régimen de Miguel Díaz-Canel.El pasado mes de julio, se registraron varias protestas tanto en el Parque Curita de La Habana como en la provincia de Pinar del Rio, luego de que los habitantes de la localidad de Los Palacios pasaran varias horas sin servicio eléctrico.El pasado mes de julio, se registraron varias protestas tanto en el Parque Curita de La Habana como en la provincia de Pinar del Rio, luego de que los habitantes de la localidad de Los Palacios pasaran varias horas sin servicio eléctrico.

En imágenes que circularon a través de las redes sociales, se pueden observar a personas en las calles oscuras reclamando por la falta de servicio. Una exigencia que se suma a la precaria calidad de vida que llevan los ciudadanos de la isla, con deficiente Internet, falta de libertades individuales, escasez de productos y servicios de todo tipo.

Además, se denunciaron cortes de servicio de Internet en toda la isla, como parte de la estrategia de la dictadura para evitar que se difundan los detalles de las manifestaciones que comenzaron durante el final de la noche.